Compartir entrada

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Los videojuegos como arte

En el anterior post cité una de las noticias acerca de la opinión del dibujante Forges sobre los videojuegos a raíz de que ha salido a la luz el presupuesto de Destiny, nada más y nada menos que 380 millones de euros. Voy a pronunciarme al respecto.



Primero debo decir que parto de la base de que estoy en completo desacuerdo con lo que el dibujante expresa. Aclarado el punto inicial empecemos.

Debo confesar que lo primero que sentí fue indignación (como se pudo ver en el post), primeramente porque no concibo que una persona con cierta reputación no sea capaz de ver más allá de sus prejuicios. En segundo lugar porque creo firmemente que para opinar de algo se debe tener un mínimo conocimiento acerca de lo que se está opinando.

No me refiero con "mínimo conocimiento" a cuando ibas a cualquier bar y encontrabas la clásica recreativa con esos "marcianitos", con sus puntos y sus vidas. No, hablo de un conocimiento actual, hablo de abandonar los prejuicios y dedicarse a "darle una oportunidad" a este medio que no consideras cultural. Por supuesto con "conocimiento actual" tampoco me refiero a observar como niños cuidan de sus perros o gatos digitales, o a recoger caramelos y lanzar pájaros en el smartphone.

Me refiero a sentarse tranquilamente e igual que se devora un libro, se ve una película o se escucha música, jugar a un videojuego. Detenerse para observar absolutamente en todo al igual que hacemos con el cine, observar los elementos (sabiendo que eso que ves en pantalla se hace a base de polígonos), escuchar su música, diálogos, devorar esa guión que nos están presentando, etc.

Esto último doy por sentado que cualquier persona (no sólo Forges) que opine de ésta forma jamas ha hecho eso, y mucho menos con un buen producto.

Hace unos años unos compañeros se tomaron a broma un comentario que hice sobre los videojuegos, este comentario era tan simple como "los videojuegos tienen argumento", todos se tronchaban de la risa preguntándose cómo se me ocurría decir semejante burrada. Ese comentario lo hice con juegos como Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo, God of War o Metal Gear Solid 3 terminados.

Otro ejemplo sencillo fue el de un querido compañero, el cual hace unos meses, me decía que para él los cómics eran una cosa de niños, que era una afición infantil y que el por supuesto ni los lee. Esta claro que él opina desde su ignorancia al panorama actual, concibiendo el cómic como "los tebeos de toda la vida", donde veíamos a Mortadelo y Filemón embarcarse en alguna loca misión, o a Spider-Man (o Superman o Batman o el que quieras) deteniendo a algún peligroso criminal. Esa visión es la que conserva, porque es la que viviría durante su niñez y como tal desconoce cuánto ha podido evolucionar el mundo del cómic. En definitiva a ésta persona le recomendaría que se leyera Predicador, 100 Balas o Sin City (Por citar algunos).

Por lo general esto lo achaco a una sencilla palabra: Ignorancia.

Todos tenemos opiniones acerca de todo, pero vuelvo a citar la frase de Groucho Marx (o Mark Twain, como prefiráis):

"Es mejor permanecer callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente."

En definitiva, para no seguir alargando esto:

Mi opinión es que sí, los videojuegos son arte, requieren de mucho esfuerzo, un equipo profesional de primera, compositores de renombre, actores, etc. A la persona que piense que los videojuegos no son arte le invito (es más, le proporcionaría todas las comodidades que necesitara) a que juegue a The Last of Us, Metal Gear Solid, o (en el caso que nos ocupa) Destiny, y luego opine de nuevo.

Y si dice "no pierdo el tiempo con eso", pues sencillamente no opines.

Muy mal Forges, muy mal, ésta vez te has lucido.

¿Qué opináis al respecto?

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+